7 consejos para estar sentado y cuidar tu espalda

7 consejos para estar sentado y cuidar tu espalda

Estar sentado se ha convertido, de forma ineludible, en una imposición social. Muchas interacciones sólo se entienden si sus participantes pasan mucho tiempo sentados: reuniones de empresa, comidas familiares, conferencias, etc. Sin embargo, el mobiliario en que nos sentamos no siempre se adecua a la postura natural del cuerpo, ni se ciñe a unas pautas ergonómicas básicas. Esto puede provocar posiciones alteradas de la columna vertebral, y deformaciones progresivas de las vértebras, aumentando su riesgo de sufrir procesos degenerativos como artrosis o hernias discales.

A pesar de ello, muchas personas están casi obligadas a permanecer durante horas en posturas perjudiciales a lo largo de su jornada laboral.  Y los problemas derivados no sólo afectan a la espalda…. también la falta de movilidad en las piernas hace que no se mantenga un flujo vascular adecuado, ni que haya un buen drenaje desde los miembros inferiores, lo que favorece las patología relacionadas con los problemas circulatorios.

Por eso, aquí te mostramos unos consejos básicos para sobrellevar adecuadamente la sedestación:

Consejos para sentarte adecuadamente:

  1. NO DEJES QUE LA SILLA TE ATRAPE:

    Echarte hacia atrás sobre el respaldo puede parecer muy cómodo, pero es lo que tiende a deformas la zona lumbar, y a bloquear las vértebras. Si te sientas en la parte anterior de la silla con las piernas abiertas, la columna encontrará más fácilmente su equilibrio natural.

  2. MUEVE LAS PIERNAS CON ASIDUIDAD:

    Cambiar de postura de forma regular es la mejor opción si tu asiento no es el más adecuado para estar sobre el mismo muchas horas. Puedes cruzar las piernas, abrirlas apoyando el canto de los pies o colocarlas bajo el asiento, de manera que las lumbares tengan un movimiento mínimo.

  3. LEVÁNTATE TODO LO QUE PUEDAS:

    Toda tarea que te permita estar de pie, hazla en esa postura: Leer un documento impreso, hablar por teléfono o, sencillamente, pensar en lo que tienes que hacer durante la mañana. Tus piernas se activarán, moviendo el flujo vascular y mejorando el drenaje circulatorio.

  4. DESCOMPRIME EL PECHO:

    Abrir los brazos o estirarlos hacia atrás hace que la zona alta de la espalda se enderece, contrarrestando la tendencia a permanecer encorvado. Así que, cuanto más lo hagas, más erguido estarás.

  5. ESTIRA LAS PIERNAS:

    Si no puedes levantarte, al menos estira las piernas de vez en cuando. Extiende la rodilla y dirige la punta del pie hacia arriba. Notarás que los gemelos y la parte posterior de la rodilla y muslo se estiran ligeramente. De esta forma activas algo las piernas, y facilitas su movilidad posterior.

  6. CAMBIA TU ENTORNO:

    Elementos adicionales, como puede ser un atril, son de gran ayuda para no forzar las cervicales, e impiden que pases mucho tiempo encorvado sobre tu escritorio. Hay inversiones mínimas, que pueden implicar cambios drásticos en tu bienestar.

  7. REALIZA MICRO-MEDITACIONES:

    Algo tan simple como cerrar los ojos, colocar los brazos sobre la mesa, y apoyar la frente en ellos durante unos segundos, no sólo descansa la vista, sino que también permite recolocar la espalda y estirarla. Una vez ahí, simplemente respira…

 

 

 

Esperamos que estos consejos te ayuden en tu día a día y acabes la jornada más fresco. Si se te ocurre cualquier otra idea,

2017-11-02T17:04:35+00:00

Deje su comentario